Complicado panorama económico

2012-11-08El Economista

En diversas ocasiones hemos comentado que, en nuestra opinión, el mercado accionario mexicano se encuentra adelantado a pesar de que la solidez macroeconómica justifica un premio, la BMV se ubica entre las más caras del mundo.

No obstante, el principal indicador ha caído casi 4 desde su máximo alcanzado el 18 de octubre. Es probable que la corrección continúe, debido a que el panorama internacional se ha complicado el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó a la baja su estimación de crecimiento global en el 2013, de 3.9 a 3.6 por ciento.

Encontramos claros signos de desaceleración en la economía de EU y la continuidad de la recesión en la zona euro (cuyo PIB caerá 0.4 este año, de acuerdo con el FMI).

Aparentemente, la reelección de Obama no recibió el voto de los mercados financieros. Un día después de las elecciones, el índice Dow Jones se ajustó 2.36, mientras que el SP 500 cayó un porcentaje similar y el IPyC respondió con una caída de sólo 1.70, el peor desempeño en cinco meses.

Después de la reforma al sistema de salud, la firma de la Ley Dodd-Frank y la intención expresa de incrementar impuestos a los segmentos de ingreso superior, para muchos inversionistas el presidente Obama no es lo suficientemente amigable con el sector corporativo y enfrenta varios retos para ganarse su confianza.

El más importante de ellos es el llamado precipicio fiscal, que consiste en un incremento generalizado de impuestos, previamente acordado por el Congreso en caso de no alcanzar un arreglo para la reducción en el déficit fiscal. Efectivamente, este es más que nada un reto político que se puede convertir en una afrenta económica para el país más rico del mundo.

En respuesta a este complicado panorama, en sus reuniones de octubre, ni el Banco de Inglaterra, ni el Banco Central Europeo modificaron su tasa de referencia, pero tampoco agregaron mayor estímulo monetario, en contraste con el Banco Central de Japón, que sí lo hizo.

Por su parte, el Banco de la Reserva de Australia recortó en 25 puntos base su tasa de referencia, para ubicarla en su mínimo en tres años, después de que la desaceleración China afectó al mercado para las exportaciones de commodities australianas. El Banco Central de Brasil tomó la misma medida, por razones similares.

En Estados Unidos, el desempleo cede de manera gradual, pero la industria de manufacturas atraviesa por un periodo de estancamiento, lo que propició un descalabro en la inversión en equipo.

La desaceleración en las manufacturas tendrá un efecto directo sobre la economía mexicana, dado que nuestro país forma parte de esta cadena productiva.

En contraparte, el mercado inmobiliario continúa su recuperación, lo que a su vez incide en el consumo, que se acelera moderadamente. Las condiciones financieras en EU siguen siendo expansivas.

En Europa, éstas son neutrales, lo cual son en sí misma una noticia positiva, en un año que se ha caracterizado por problemas generalizados de liquidez.

También importa mucho que los premios (spreads) soberanos sobre el bono alemán, continúan retrocediendo en lo que va del 2012, han caído de 35 a 24 puntos base en Holanda; de 131 a 71 puntos en Francia; de 223 a 91 puntos en Bélgica; de 520 a 332 en Italia y de 1,096 a 645 puntos base en Portugal. Sólo en España han subido en el transcurso del año de 322 a 404 puntos base.

Esto es lo que hoy más preocupa a los mercados europeos.

Nos acercamos a un cierre de año complicado. Es probable que muchos inversionistas decidan tomar utilidades y esperar el desenlace de la situación europea y la solución del precipicio fiscal en Estados Unidos.

Héctor O. Romero es director General, Signum Research