Rally navideño, ¿cuándo entrar y cuándo salir?

2012-11-15El Economista

Mucho se habla del Rally Navideño, principalmente, en la segunda quincena de diciembre, cuando los participantes realizan una nueva conformación de portafolios y diseñan nuevas estrategias para el siguiente año.

En muchas ocasiones, la historia puede llegar a ser una guía eficaz del comportamiento futuro en los mercados. Efectivamente, si el futuro se comportara como el pasado, bastaría con estudiar el pasado para obtener rendimientos extraordinarios en el futuro.

No obstante, existen efectos propios de la coyuntura económica que generan escenarios distintos a los esperados.

Realizando un análisis exploratorio del comportamiento semanal, quincenal y mensual del IPC entre 1993 y el 2011, corroboramos que diciembre es uno de los tres meses con el mayor rendimiento mensual promedio con 4.42 por ciento.

Además, la segunda quincena de diciembre registra un avance promedio de 2.9% y más aún, tres de las últimas cinco semanas del año reportan variaciones promedio superiores a 1% e incluso a 2%, como es el caso de la semana 48.

Empero, noviembre también reporta un desempeño bastante favorecedor, con un alza promedio de 4.35 por ciento. No obstante, en 53% de los años analizados, el rendimiento mensual de noviembre fue superior al de diciembre. Incluso, en 14 de los 15 años en que noviembre reportó un rendimiento positivo, diciembre también lo experimentó. Estos resultados generan ciertos indicios para refutar la idea de que el Rally navideño se limita a diciembre.

En cifras quincenales, se observa el mismo comportamiento. Además del alza significativa en la segunda quincena de diciembre, la segunda quincena de noviembre también reportó una utilidad promedio de 2.11 por ciento. Y a nivel semanal, la semana 48, última de noviembre, sobresale como la de mayor rendimiento promedio con 2.3 por ciento.

Sin embargo, se trata de rendimientos que están sujetos a volatilidad y por tanto a una cierta probabilidad de ocurrencia.

Así, observamos que en la segunda quincena de noviembre y de diciembre, en 79 y 95% de los años considerados se registraron rendimientos positivos acompañados de una baja volatilidad, especialmente, en la segunda quincena de diciembre.

Además, la última semana de noviembre y la primera y tercera de diciembre reportan probabilidades superiores a 70% de observar rendimientos positivos.

A tasa anualizada, el desempeño del IPC en el último bimestre del año con respecto a diciembre, en 14 de los 19 años tuvo un rendimiento superior.

Por lo que si un inversionista decide esperar aumentar posiciones o reconformar su portafolio de inversión hasta la segunda quincena de diciembre, habrá dejado pasar la oportunidad de beneficiarse con mayor alza promedio.

Conforme a estos resultados, determinamos que un buen momento para entrar al mercado accionario mexicano es la tercera semana de noviembre, para aprovechar el alza de la última semana de este mes y el buen desempeño mensual de diciembre, con un bajo riesgo y una probabilidad de 74% de obtener rendimientos positivos en ambos meses.

Para definir un momento de salida sería previo al inicio de año, porque históricamente enero reportó el tercer rendimiento promedio mensual más bajo.

Las primeras cuatro semanas se caracterizan por desempeños negativos con un alto grado de volatilidad, siendo un volado la obtención de rendimientos positivos.

A pesar de estos efectos estacionales. siempre debe asumirse cierta cautela, porque la probabilidad de ocurrencia no es infalible y en todo momento debemos considerar la coyuntura económica a nivel global y local, además de los fundamentales de una empresa para incrementar posiciones de inversión aceptando el riesgo sistemático propio del mercado.?

Carlos Ugalde es analista financiero de Signum Research.