Anuncio de Política Nacional de Vivienda no convence al mercado

2013-02-14El Economista

Esta semana se dio a conocer la Política Nacional de Vivienda que está enfocada en promover el desarrollo ordenado y sustentable del sector, a mejorar y regularizar la vivienda urbana, así como construir y mejorar la vivienda rural.

Esta política se basa en cuatro estrategias: (i) lograr una mejor coordinación interinstitucional, (ii) transitar hacia un modelo de desarrollo urbano sustentable e inteligente, (iii) reducir el rezago de vivienda y (iv) procurar un lugar digno para los mexicanos.

Las cuatro estrategias serán coordinadas por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) a través de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett) y el fideicomiso público denominado Fondo Nacional de Habitantes Populares (Fonhapo).

El anuncio destacó que se promoverá la construcción de vivienda vertical y desarrollos certificados, se impulsarán más de 1 millón de acciones de lotificación, construcción, ampliación y mejora de hogares; más de medio millón de éstas serán para construcciones nuevas. Además, se llevarán a cabo 417,000 acciones para el mejoramiento de la vivienda.

No obstante, la nueva política no fue asimilada de manera positiva por el mercado accionario, ya que todavía se percibe falta de definición, además de que los ejes no distan mucho de lo que vimos el sexenio anterior. Todavía están por definirse las nuevas reglas de la industria, esto sucederá del 2014 en adelante y se estima que el periodo de transición será de 24 meses.

Cabe destacar que, durante la administración anterior, el sector de la vivienda comenzó una transformación que aún no termina de consolidarse.

Con la nueva política se teme que algunas desarrolladoras pierdan una parte importante de su inversión en sus reservas territoriales, ya que,si no cumplen con los requerimientos de sustentabilidad y ciertas reglas ,monetizarlas será un proceso muy complicado.

El anuncio de la nueva política se da en un contexto en donde los desarrolladores de vivienda han sido fuertemente castigadas por el mercado. El Índice Habita -compuesto por ARA, GEO, URBI, Hogar y Homex- ha mostrado una tendencia a la baja desde finales del 2010 y, actualmente, se encuentra en niveles mínimos. Las caídas en la última semana de cotización para URBI, GEO, ARA y Homex fueron de 26.2, 14.8,12.4 y 7.2%, respectivamente.

Durante el periodo del 2007 al 2010, la correlación entre el IPC y el Índice Habita fue de 60%; en el último año se ubica en -66.7%, lo que significa que el sector no ha formado parte del incremento sostenido que se ha observado en el mercado mexicano. En los últimos 12 meses, el IPC registra un alza de 15.2%, mientras que el Índice Habita, una caída de 49.5 por ciento.

Asimismo, el múltiplo valor de la empresa a EBITDA del sector se ubica en 6.4x, tan sólo por arriba del sector de telefonía que se ubica en 5.6x y muy por debajo del IPC de 9.7x.

No esperamos una recuperación en el corto plazo en el sector de la vivienda en México. Consideramos que es necesario aclarar detalladamente las nuevas reglas para definir el impacto que tendrán en los resultados de las principales desarrolladoras. Entre tanto, recomendamos cautela al invertir en el sector, ya que continuaremos observando presión en sus balances y resultados operativos.

Arianna González es analista bursátil de Signum Research.