Expectativas sectoriales 2013

2013-02-21El Economista

Dentro del sector retail, observamos una alta competencia, por una mejora en el portafolio de productos ofrecidos, impulsando el ticket promedio, para aprovechar el buen dinamismo de la demanda interna en los últimos trimestres.

Dentro del sector retail, observamos una alta competencia, por una mejora en el portafolio de productos ofrecidos, impulsando el ticket promedio, para aprovechar el buen dinamismo de la demanda interna en los últimos trimestres.

Esto se refleja en el índice de confianza del consumidor, que se acerca a niveles anteriores a la crisis y que favorecerán el desempeño del sector minorista para el 2013, con una mayor compra de bienes duraderos, aunado a una continuidad en promociones y precios bajos.

En el caso del sector vivienda, a lo largo del 2012 se mantuvo deprimido y continuará en el aire a lo largo del 2013, con un escenario complicado para la generación de flujo de efectivo. Muchas vivienderas continuarán en terreno negativo.

Recientemente se publicó “La Nueva Política Nacional de Vivienda”; no obstante, no quedaron definidas las estrategias a seguir y su impacto en la industria de la vivienda, situación que se aclarará hasta el 2014. De esta forma, el 2013 no reportará resultados positivos para el sector, manteniendo la presión en márgenes.

En el caso del sector aeroportuario, los cambios en la administración federal tendientes a impulsar la industria del turismo para colocar a México como uno de los principales destinos a nivel mundial, favorecerá la inversión.

Se esperaba que la crisis soberana que experimenta Europa frenara la entrada de turistas a México, lo que no ocurrió. Por tanto, pensando en una mayor estabilidad en la situación europea para el 2013 y con un panorama alentador en el mercado interno, esperamos que el buen dinamismo del 2012 continúe para el presente año.

En la industria minera y de petroquímica se enfrentan grandes retos. Los resultados del 2012 no cumplieron las expectativas generadas. Los bajos precios afectaron el desempeño de las empresas durante el 2012 y se requerirá una fuerte inversión y mayores niveles de endeudamiento para respaldar los actuales volúmenes, dado que los precios continuarán en niveles bajos, debido a la sobreproducción a nivel global. Un ejemplo de ello, los metales preciosos, cuyos precios continúan por los suelos, como es el caso del oro, debido a que los bancos centrales dejaron de comprarlo ante tasas de interés reales positivas.

En la industria minera se requiere una mayor diversificación, contrario a la industria petroquímica, que requiere la limpieza de activos, es decir, la venta de líneas de negocio no estratégicas.

En el sector de grupos financieros observamos una baja penetración en términos del Producto Interno Bruto, además del cumplimiento en materia de regulación dadas las nuevas reglas de Basilea III, aunque el sector financiero mexicano está altamente preparado para ello.

Las expectativas positivas para el consumo en el 2013 favorecerán la demanda de crédito, y una mayor estabilidad en los mercados financieros a nivel global impulsará los ingresos por intermediación financiera en los grupos financieros. La captación debe mantener los niveles de crecimiento de la cartera, debiendo, en muchos casos, sacrificar parte del spread en tasas. La base de la pirámide continuará como un sector con un alto potencial de crecimiento, aprovechado hasta el momento por las microfinancieras.

Cada sector experimenta sus retos y oportunidades para el 2013 y se requiere que la demanda interna repunte de forma sostenible para no depender sólo de la demanda externa, que hasta el momento es el principal motor de la economía mexicana.

Carlos Ugalde es gerente de Análisis Financiero de Signum Research.