Fed no desistirá ante mercado laboral de EU

2013-04-04El Economista

Hoy se da a conocer el reporte de empleo en EU, el mercado espera la creación de más de 200,000 plazas en el sector privado, en consistencia con el favorable reporte de febrero. Sin embargo, se necesitaría poco más de un año de aumentos semejantes para abatir la brecha de desempleo ocasionada por la recesión económica del 2008 y el 2009 (7 millones de plazas), y con ello alcanzar la meta de tasa de desocupación de la Reserva Federal, de 6.5 por ciento.

A diferencia de meses previos, cuando un alza en la contratación del sector privado se acompañaba de una en la pérdida de empleos (principalmente en las dependencias gubernamentales), en el segundo mes del 2013, el número de desempleados cayó, logrando un retroceso de la tasa de desocupación; asimismo, 63% de las industrias nacionales registró crecimientos en la contratación, encabezadas por la de servicios profesionales y construcción.

La principal señal detrás de las cifras es la necesidad de más fuerza laboral en el sector privado, ante un ligero aumento en la demanda agregada que podría generar incentivos a corto plazo. Lo anterior se refleja, en un aumento de las horas de la jornada semanal a 34, un crecimiento de 0.2 horas en el sector privado y +0.1 en la economía, lo cual conduce a un aumento moderado de los ingresos promedios semanales de las familias.

De continuar el fortalecimiento de la confianza del sector empresarial, consideramos que bastaría una tasa de creación de nuevos empleos en el rango de 160,000 a 180,000 para continuar reduciendo consistentemente la tasa de desempleo en los siguientes meses, aunque no menor a 7.2% a diciembre del 2013.

No obstante, la condición laboral estadounidense aún es débil, debido a la vulnerabilidad de las finanzas públicas y al deterioro de variables que reflejan pérdida de productividad en la economía.

La desaparición de empleos en el sector gubernamental a causa de los recortes automáticos esperados será el factor a seguir en los próximos meses. La contracción de la planta laboral de dependencias de gobierno, así como de instituciones centralizadas, se ha mantenido constante desde octubre del 2012 y suma aproximadamente 110,000 plazas eliminadas; esperamos una tasa de reducción de entre 20,000 y 40,000 en los próximos meses.

Adicionalmente, tres variables fundamentales no han encontrado mejoría consistente. Primero, si se considera una base de 12 millones de desempleados actualmente y la persistencia del desempleo a largo plazo (personas con más de 27 semanas en búsqueda de ocupación) en alrededor de 5.3 millones desde finales del 2011, más de 40% de las personas no ha encontrado trabajo desde el fin de la crisis económica más reciente.

Además, el empleo temporal por razones económicas se mantiene cercano a 8 millones -aquellos que por no convenir las remuneraciones promedio vigentes deciden trabajar menos horas-, nivel persistente desde diciembre del 2008.

Finalmente, el nivel de desocupación es de 13 millones, factor principal que incide en la subocupación de los recursos productivos y que explica la pérdida de productividad, así como el desfase entre aumento en la contratación y estancamiento de los salarios reales.

En consecuencia, ¿la recuperación gradual del sector laboral a corto plazo bastaría para que la Fed abandone la política monetaria acomodaticia?

La respuesta es un contundente no, principalmente, por el desempeño mixto en el sector manufacturero y de servicios en marzo, que podrían indicar un complicado segundo trimestre del 2013 antes de un impulso en la actividad productiva nacional, el cual esperamos hasta la segunda mitad del año.

Por lo anterior, observaremos una prolongada temporada de bajas tasas de interés y compra de activos por parte del banco central.

Julio César Martínez Espinosa es analista bursátil senior de Signum Research