Análisis Fundamental Agregado del IPyC

2013-09-26El Economista

Para entender la importancia de este ejercicio, consideremos que los ingresos de las empresas que constituyen esta muestra, que excluye a grupos financieros, representan alrededor de una quinta parte del PIB nacional.

Con pocas excepciones, la mayor parte de los indicadores muestran un desempeño de regular a malo. Los activos totales agregados ya no presentan una tendencia clara de crecimiento, como en años anteriores. De hecho, encontramos un decremento importante (2.3% t/t) en propiedad, planta y equipo; las principales empresas mexicanas no están invirtiendo en planta física desde hace varios trimestres, de hecho, desde el cuarto trimestre del 2011 esta variable no se incrementa. Es probable que con la reforma fiscal que ha sido propuesta, la inversión física sea aún más castigada, una pésima noticia para la productividad nacional.

La cuenta de efectivo e inversiones temporales muestra un crecimiento de 9.9% t/t, un repunte importante, después de la fuerte caída del trimestre anterior, cuando se alcanzó un mínimo local desde el 2006. El promedio de la razón de liquidez en los últimos cinco años es de 1.06x.

Hoy, la prueba del ácido muestra 0.98x: las empresas cuentan con efectivo apenas suficiente para enfrentar sus obligaciones de corto plazo sin rematar inventarios, esto constituye un riesgo en momentos en que la liquidez global podría esfumarse.

La rotación de inventarios aumentó de 8.18x a 8.22x, con lo que los días de inventario bajan a 44.4, una de las pocas buenas señales de este reporte, escaso en buenas noticias. Debemos seguir observando esta variable, que constituye un indicador importante de actividad económica a nivel agregado. La rotación de cuentas por pagar también continúa repuntando. Como resultado, los días de pago disminuyeron a 52 días;de hecho, este indicador lleva cinco trimestres a la baja, hace un año se encontraba en más de 76 días.

La deuda total aumentó considerablemente en el trimestre: 9.2%, y se ha incrementado a razón de 11.1% en promedio anual, en los últimos cinco años, muestra de un ambiente global de liquidez que, sin embargo, no ha sido aprovechado para invertir en planta y equipo. De hecho, la razón de deuda neta a EBITDA se volvió a incrementar y muestra una tendencia de crecimiento constante desde mediados del 2011.

Las ventas trimestrales cayeron 5.8% respecto de la cifra del año anterior, con una reducción trimestral en las ventas doce meses de 1.5%, lo que constituye un indicador de menor actividad económica a nivel agregado, cosa que no extraña ante un entorno recesivo, pero preocupa si consideramos que el IPyC se encuentra cerca de sus máximos históricos.

El margen bruto 12M muestra un ligero incremento, que se suma a una tendencia de alza desde finales del 2011, en contraste con la tendencia secular de baja que ha mostrado en los últimos diez años —un signo de que la economía mexicana se encontraba en una trayectoria de mayor competencia interna. En contraste, el margen operativo muestra de nueva cuenta una caída, resultado de un incremento relativo en el gasto operativo. En una visión de largo plazo, se observa que la tendencia del margen operativo es a la baja desde finales del 2011. El margen EBITDA 12M también disminuye. Ante estos resultados, no extraña que la rentabilidad, medida a través del ROIC, muestre un decremento por segundo trimestre consecutivo.

En resumen: los últimos trimestres han sido desfavorables en términos del desempeño de las variables fundamentales de las principales empresas mexicanas. Un entorno recesivo es parte de la razón, lo que explica el descenso en los ingresos totales, pero también influye un mayor gasto operativo y escasa inversión en planta y equipo, a pesar de un mayor apalancamiento que aprovecha un entorno de mayor liquidez global. Una vez que la Reserva Federal empiece a retirar el estímulo monetario, el impacto negativo podría ser importante para las principales empresas que cotizan en Bolsa, también impactará la reforma fiscal, por sus claros efectos recesivos.