Se complica el entorno bursátil

2013-10-17El Economista

Los reportes corporativos al segundo trimestre dejaron mucho que desear. A nivel agregado en las empresas que conforman el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) encontramos retrocesos en ventas y márgenes, operativo y EBITDA; un mayor apalancamiento y reducción en inversiones en propiedad, planta y equipo; aunque también se muestra un incremento en las razones de actividad como rotación de activos, cuentas por pagar y cuentas por cobrar.

Como resultado de la reducción en márgenes y de una mayor rotación de activos, la rentabilidad medida a través del retorno sobre capital invertido (ROIC, en 16.4%, contra 16.8% al segundo trimestre deL 2012) se deteriora por dos trimestres consecutivos ya, con lo que la inversión en empresas en bolsa se hace menos productiva. Debemos considerar que en las últimas dos décadas, incluso en entornos profundamente recesivos, las empresas del IPC lograron remontar sus dificultades y ofrecer buenos rendimientos a través de una elevada rentabilidad. Ésta tradicionalmente ha sido su mayor fortaleza, por lo que tenemos que seguir muy de cerca esta variable.

De hecho, esta pérdida de rentabilidad no sólo aplica a las empresas que integran el IPC. El ROIC de una muestra de 88 empresas lleva cinco trimestres consecutivos en deterioro y ya se ubica en niveles inferiores a los experimentados en la Gran Recesión de 2008-2009. Con aumentos esporádicos, el retorno sobre capital accionario (ROE) de la misma muestra también experimenta una tendencia de baja desde principios del 2010.

Bajo un entorno recesivo, los reportes corporativos al tercer trimestre del año no serán mejores: continuará el retroceso en ventas, márgenes y rentabilidad agregada. No obstante, como una muestra de sensibilidad del management, esperamos empezar a ver recortes en gastos operativos que contribuyan a frenar el deterioro en márgenes de los últimos trimestres.

Entre las emisoras específicas para las cuales ya tenemos estimados al tercer trimestre, encontramos que MEGA será afectada por los fenómenos meteorológicos de septiembre pero logrará un crecimiento en ventas a/a de 8.9%; QC reportará un monto en prima emitida 6.5% inferior al año anterior; ICH tendrá un retroceso de 8.4% en sus volúmenes de mercado para los segmentos de aceros comerciales y especiales, además de que MEXCHEM tendrá un fuerte deterioro en márgenes.

En 9.52 veces, el múltiplo VE/EBITDA del IPyC se encuentra en un nivel superior a 83% de las observaciones de los últimos cuatro años, por lo que podemos afirmar que el mercado accionario está caro, sobre todo si consideramos: (1) la calidad de los reportes corporativos ya descrita en los párrafos anteriores; (2) que la economía mexicana se encuentra en un periodo recesivo; (3) que el impuesto a las ganancias en bolsa no es precisamente promotor de la inversión y (4) que los incrementos impositivos en general mermarán la confianza del consumidor.

Es difícil saber cómo reaccionarán los inversionistas al impuesto a las ganancias en bolsa, pero no podemos descartar una toma generalizada de utilidades antes de que esta medida entre en vigor.

Por todos estos factores, el cierre de año será muy complicado para el mercado accionario mexicano. La única señal positiva es el sólido incremento en el sector manufacturero de EU, mismo que gradualmente se traduce en un mejor desempeño en la industria mexicana, aunque las modificaciones fiscales a la industria maquiladora necesariamente tendrán un impacto negativo también sobre este sector.

A pesar de un entorno bastante complicado, por su desempeño superior o por un castigo injustificado en precio, en Signum Research mantenemos nuestra recomendación de compra para: ACTINVR, AEROMEX, ALPEK, ALSEA, AMX, ASUR, AUTLAN, AZTECA, ELEKTRA, FIHO, GMEXICO, KOF, KUO, MEGA, MEXICHEM, PEÑOLES, QC, SORIANA, SPORTS, VESTA y WALMEX. Recordemos que invertir en bolsa es un ejercicio que sólo rinde frutos a largo plazo. Como siempre, revisaremos nuestro portafolio de recomendaciones después del reporte.