La creación de empleos en México se desploma en enero

2014-02-20El Economista

La economía nacional permanece en recesión con la participación de un agente estratégico en la aportación de distorsiones: el gobierno federal. El inicio del 2014 trajo renovadas perspectivas con base en elementos poco claros y sin incorporar el grave impacto de la reforma fiscal en la inversión, por lo que con seguridad viviremos un déjà vu de lo ocurrido en el 2013.

Con respecto a la reducción en las previsiones de crecimiento ante el debilitamiento prolongado de la demanda agregada, el primer síntoma lo ofreció el desplome de la creación de empleos formales en enero.

El número de trabajadores asegurados en el IMSS, la mejor aproximación de creación de empleo formal en el sector privado en México, fue de 16.54 millones durante enero del 2014, con un crecimiento de +2.7% respecto de la cifra observada en enero del 2013.

Regularmente, el primer mes del año incorpora efectos estacionales derivados de la eliminación de empleos temporales en sectores con ventas estacionales en noviembre y diciembre, principalmente el comercial. A pesar de ello, en cifras ajustadas por efectos estacionales se habían observado desde mayo del 2009 (peor momento de la crisis económica) variaciones positivas a tasa mensual. En enero del 2014, la cifra de asegurados cayó frente a diciembre del 2013 en -0.10%; es decir, la primera lectura negativa en los últimos 56 meses.

Se identificó una particular debilidad en los sectores de industrias de la trasformación (manufacturas) y el de construcción. Si bien el segundo ya mostraba resistencias, el subsector de infraestructura había sostenido una moderada creación de plazas, que en los momentos más críticos había impuesto oposición a mayores caídas a tasa anual en los trabajadores afiliados. Sin embargo, la afectación fue generalizada tras dos meses de moderados crecimientos. Cayeron -3.7% a/a, con lo cual representaron 7.3% del total de asegurados.

El sector de los trabajadores de las industrias de la trasformación sorprendió con una caída de -1.0% a/a debido a una nueva desaceleración en el segmento de manufacturas nacional. El indicador de desempeño del sector publicado por el IMEF reportó una lectura de contracción en enero (49.7 puntos), sin señales claras de mejoras en los próximos meses.

Impactó de forma considerable la desaceleración del consumo interno de la economía, con lo cual los asegurados en el segmento de servicios para empresas, personas y hogar (20.7% del total registrado por el IMSS) cayeron -9.5% a/a, en tanto los del sector comercial apenas crecieron +0.4% a/a (20.1% del total en enero).

En consistencia, la tasa de creación de empleos del sector privado fue de 21.9K plazas, un fuerte retroceso de -50.2% respecto de los creados en el mismo mes del 2013, de 44.2K. Por sectores, la desaparición de plazas se concentró en industrias de la transformación, construcción, comercio y servicios para empresas, personas y hogar.

Se registró una importante contracción en el segmento de empleos permanentes, con -22.6K respecto a los temporales, que sumaron +44.6K durante enero. Esto no es una buena señal para la condición general del sector laboral, ya que tiene un importante efecto en la calidad de las plazas creadas y por tanto en la confianza para consumir en el corto plazo, lo cual cierra un círculo destructivo al reducir los incentivos de las empresas para expandir capacidad utilizada y capital humano, afectando la productividad y los salarios.

Estimamos que la tasa de desocupación, a ser publicada el próximo 24 de febrero, volverá a repuntar a niveles cercanos a 5.0%, después de haber retrocedido a 4.25% en diciembre del 2013.

Consideramos que, al menos en el resto del 2014-I, no habrá catalizadores claros que permitan un cambio de dirección de la economía. Un factor clave era el ejercicio del gasto público en el desarrollo de proyectos de infraestructura. No obstante, no se han mostrado señales de dinamismo que fundamenten un repunte durante la primera mitad del año.