Se complica el entorno bursátil

2014-02-27El Economista

Ya habíamos comentado reiteradamente en este espacio que la economía y el entorno bursátil se complicarían al arrancar el 2014; los hechos no desmintieron nuestra perspectiva. En el breve transcurso del año, el principal indicador del mercado accionario mexicano (IPyC) ha perdido 9% de su valor. A esto debemos sumar 2% que retrocedió en el 2013 para comprender que la pérdida de riqueza de los inversionistas ha sido considerable en los últimos meses.

Cuando se hizo pública la propuesta de introducir un impuesto a las ganancias en bolsa en septiembre pasado, comentamos en este espacio que en un entorno de eficiencia en los mercados —y el mercado mexicano es bastante eficiente— el principal indicador debería ajustarse hacia las 36,000 o 37,000 unidades. Estamos a menos de 5% de ese rango.

Desafortunadamente, el impuesto a las ganancias en bolsa no es el único factor que afecta las cotizaciones accionarias. Son pocos los indicadores económicos disponibles sobre el estado de la economía al arrancar el año, pero los que se han reportado muestran un entorno adverso.

Los incrementos en los precios de los energéticos y la escalada en impuestos al consumo aprobada por el Congreso, que entró en vigor en enero de este año, han mermado considerablemente la confianza del consumidor. Este indicador fundamental cayó 6.2% mes a mes (m/m) durante enero en cifras desestacionalizadas, y en términos anuales 15.5%: su peor desempeño en once años. La intención de compra de bienes duraderos cayó 14.8% en el mes, en cifras desestacionalizadas.

Como consecuencia, las ventas mismas tiendas reportadas por la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) retrocedieron 1.7% a/a, y las ventas mismas tiendas del gigante comercial Walmart de México reportaron un descenso de 3.8% a/a en enero. La caída en el ticket promedio de venta (3.1%) ya se esperaba, lo que no estaba descontado por los analistas fue la caída de 0.8% en el tráfico de clientes, un probable indicio de que el consumidor está regresando al comercio informal.

Las disposiciones fiscales, que entraron en vigor en enero, no tuvieron aún por su expectativa un efecto tan adverso en los reportes al cuarto trimestre. De las 35 empresas que han reportado al cierre de año en el universo de nuestra cobertura —cubrimos 50 emisoras—, 55% muestra reportes buenos o excelentes, y sólo 31% son malos, aunque el índice de malos reportes definitivamente se incrementó durante el 2013.

El índice de malos reportes se dispara considerablemente en la industria de materiales (alcanza 67%) debido a las condiciones globales adversas para este sector. Por el contrario, en el sector industrial 66% de los reportes son excelentes o buenos, indicativo de una relativa fortaleza en la actividad manufacturera doméstica.

Entre las empresas que mostraron un excelente reporte al cuarto trimestre encontramos a ALSEA y HCITY. Con reportes buenos tenemos a AC, AEROMEX, ALFA, AZTECA, AMX, ASUR, FIBRAMQ, FIHO, FSHOP, GAP, GENTERA, GFREGIO, KIMBER, OMA, TLEVISA y VESTA. Entre los malos reportes, encontramos los de ALPEK, ARA, GFAMSA, GMEXICO, IENOVA, KOF, KUO, VOLAR y WALMEX. Los reportes regulares se asocian a emisoras como ACTINVR, BIMBO, MEXICHEM, SANMEX y SPORT.

Ya que “una golondrina no hace verano”, independientemente del estado de este reporte, mantenemos recomendaciones de compra para emisoras como ACTINVR, ALFA, ALSEA, AUTLAN, AZTECA, ELEKTRA, FIHO, FSHOP, GFREGIO, GMEXICO, GRUMA, LAB, MEXICHEM, OMA, y SPORT.

El múltiplo VE/EBITDA se encuentra en niveles no observados desde noviembre del 2012. Descartando un evento catastrófico, desde nuestro punto de vista, el mercado deberá regresar a los 40,000 puntos en las próximas semanas. No obstante, los reportes al primer trimestre serán los peores en mucho tiempo.

Algo de esto ya está descontado por el mercado, pero bajo esta expectativa será muy complicado que el principal indicador regrese a los niveles con los que empezó el año antes de julio. No podemos esperar tampoco un repunte significativo en los fundamentos corporativos durante el segundo trimestre, por lo que la recuperación llegará hasta la segunda mitad del año—y esperamos que llegue. Por ahora mantenemos nuestro objetivo en el IPyC en las 44,000 unidades para el cierre del 2014.