Se complica panorama para el peso mexicano

2015-08-02El Economista

El panorama para el tipo de cambio se ve complicado tanto en el corto como en el mediano plazo, debido a que en el momento en el que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos comience a subir la tasa de referencia, prevista para septiembre, el dólar podría llegar hasta 17.50 pesos, coincidieron analistas.

De hecho, difícilmente ven que el dólar pueda bajar de 15.50 pesos en lo que resta de este año.

Los analistas consideran que la primera alza de tasas de la Fed será moderada, ante la inconsistencia de algunas variables macroeconómicas estadounidenses.

Sin embargo, hay un nuevo factor que podría generar aun más presiones a la moneda mexicana. Se trata de China, cuya economía ha mostrado en los últimos trimestres signos de debilitamiento, lo cual está generando caídas en el mercado de commodities.

En el presente año, la divisa mexicana ha perdido alrededor de 9.3% frente al dólar estadounidense, mientras a tasa anual muestra una devaluación de 24.2 por ciento.

Mucha presión

El subdirector de Análisis Macroeconómico y Mercado de Accival, Joel Virgen, dijo que el panorama para el peso mexicano es delicado, sobre todo porque persistirán las presiones, con una alta probabilidad de que siga debilitándose, sobre todo en el corto plazo.

Anticipó que el dólar podría alcanzar 16.50 pesos en el corto plazo; sin embargo, en el mercado existe la expectativa de que llegaría hasta 17 pesos.

Virgen explicó que “hacia el cierre de este año, estimamos un dólar en 15.90 pesos, derivado de la continuación de fuertes movimientos volátiles, por el alza de tasas de la Fed, aunque después se vería cierta estabilidad, pero con altibajos”.

Por su parte, la directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, anticipó que existe una alta probabilidad de que el dólar alcance 17.52 pesos en el corto plazo.

Mencionó que mientras las apuestas estén en contra del peso mexicano en el mercado de futuros de Chicago, las cotizaciones continuarán subiendo poco a poco, como lo han venido haciendo los intermediarios financieros en las últimas semanas.

“Creemos que la volatilidad en el mercado de cambios nacional seguirá en los próximos días, con el pronóstico de que el peso mexicano continuará rompiendo máximos históricos”, dijo Siller.

La especialista anticipó que una vez que la Fed haya realizado su primer incremento, las cotizaciones tenderían a bajar hasta 16.40 pesos por dólar, nivel que se prevé sea visto en los últimos días de este año.

Sin embargo,dijo que en el 2016 el dólar comenzaría a relajarse significativamente, con la probabilidad de regresar a cotizar en niveles de 15 pesos, apoyado en parte por el cambio de posiciones de los inversionistas de dólares a pesos.

“Una vez disipada la incertidumbre sobre el incremento de la tasa de la Fed, esto permitirá nuevamente que el peso mexicano sea tomado como inversión”, explicó Siller.

Debilidad

El analista económico de Banco BX+, José Isaac Velasco Orozco, comentó que este año y el próximo, la expectativa es de un peso débil con respecto al dólar.

“En lo que resta de este año, podríamos observar un regreso en el tipo de cambio, el cual resultaría a factores de mercado, aunque previsiblemente no bajaría de 16 pesos por dólar, debido a la continuación de movimientos volátiles”, dijo.

Agregó que un factor adicional que se ha reflejado en una mayor debilidad del peso son los bajos precios del petróleo, dada la importancia que tiene este commodity para las finanzas públicas del país; además de los resultados poco positivos de la Ronda Uno.

Por su parte, Jordy Juvera, analista económico de Signum Research, destacó que en el corto plazo el tipo de cambio podría fluctuar entre 16 y 16.50 pesos por dólar, aunque se ve difícil que sobrepase los 17 pesos.