Sector automotriz enfrenta una desaceleración

2016-12-14El Economista

Nemak, Rasssini y GISSA, empresas automotrices que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, podrían tener repercusiones negativas en su desempeño por el alza en las tasas de interés, así como por una posible renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

La Reserva Federal de Estados Unidos incrementó sus tasas de interés 25 puntos base y apuntó a un ritmo más rápido en el 2017.

Un análisis de Signum Research indica que el retraso o disminución de las inversiones que se pueden dar en el corto plazo en México, así como el gradual incremento en las tasas de interés, podrían reflejarse en una desaceleración de crecimiento en la industria automotriz.

Las amenazas directas de Donald Trump contra la posible terminación o renegociación del TLCAN, así como su promesa de imponer aranceles de hasta 35% a la importación de productos vendidos en EU por empresas que hayan cambiado o iniciado sus operaciones fuera del país, perjudicaron seriamente las perspectivas de las compañías automotrices.

“Posterior al triunfo de Trump, Nemak, Rassini y GISSA perdieron 16, 19 y 12% de su valor de cotización, respectivamente, aunque la primera ya se ha recuperado significativamente”, indica la firma en un reporte.

La más perjudicada podría ser Rassini, empresa especializada en componentes para sistemas de suspensión y frenos, ya que la mayor parte de su producción se concentra en México; 82% de su producción en Norteamérica es exportación directa. La emisora recibe 97% de sus ingresos en dólares; su crecimiento se beneficia de la apreciación del dólar frente al peso. Es la emisora que menos se ha recuperado de su caída.

Nemak, productor de cabezas de motor, monoblocks, componentes de transmisión, componentes estructurales, también podría enfrentar problemáticas. De su producción, 70% es fuera de México; 11 de sus 36 plantas y 12% de sus ingresos provienen de México.

En cuanto a GISSA, fabricante de transmisiones, suspensiones y motores, Signum resalta que un punto positivo para esta empresa es la adquisición de Grupo Infun, lo que modificó su composición de ingresos y disminuyó su exposición relativa a Estados Unidos.

Signum destaca que las tres compañías muestran bajo endeudamiento: la deuda neta/EBITDA al cierre del tercer trimestre del 2016 de Nemak fue de 1.7x, para Rassini de 0.5x y para GISSA de 0x, aunque después de la adquisición de Grupo Infun, la deuda/EBITDA podría pasar a no más de 2.8x, desde 1.7x actual.