BMV, un mercado caro

2012-07-19El Economista

De acuerdo con nuestros cálculos, el múltiplo VE/EBITDA del principal índice del mercado accionario mexicano, el IPC, (en 8.9 veces) se ubica por encima de su percentil 97, lo que implica que sólo 3% de sus observaciones diarias en los últimos cuatro años ha estado por encima del nivel que observa hoy.

La conclusión inmediata es que el mercado mexicano está caro. No obstante, en un entorno de crisis por el desaseo en finanzas públicas en Europa, los inversionistas con visión global están dispuestos a pagar un premio por invertir en economías relativamente sanas.

Pero, desde nuestro punto de vista, la cautela deberá prevalecer ya que, a pesar del cuidado en sus finanzas públicas, México sigue siendo un mercado emergente, por lo que ante cualquier evento crítico como una quiebra bancaria internacional o un incumplimiento soberano, el IPC regresará a los niveles de alrededor de 37,000 unidades rápidamente.

Bajo esta posibilidad y dada una desaceleración en la economía global, es probable que muchos inversionistas decidan reducir sus posiciones en activos riesgosos.

A pesar de ello, los reportes accionarios al segundo trimestre podrán dar un impulso a títulos seleccionados y, en el agregado, podrán abaratar un poco el múltiplo del IPC, por lo que la toma de utilidades, junto con los reportes corporativos, podrá brindar una buena oportunidad de tomar posiciones de largo plazo en emisoras seleccionadas.

BANCOS CENTRALES REACCIONAN

Los bancos centrales alrededor del mundo reaccionan ante una recuperación económica que pierde ímpetu. Por ejemplo, tan solo en las últimas semanas: el Banco Central de Brasil redujo su tasa de referencia a 8.5 desde 9.0%; el Banco de la Reserva de Australia recortó en 25 puntos base a 3.5% su tasa de interés de referencia, dejándola en su menor nivel desde el 2009; el Banco Popular de China publicó que su tasa de préstamo de referencia a un año bajaría a 6.31%, desde 6.56%, y que su tasa de depósito al mismo plazo disminuiría a 3.25 desde 3.50%; mientras que la Reserva Federal prolongará su programa de extensión de plazo hasta el fin del 2012, con un valor nominal total de 267,000 millones de dólares.

Para ilustrar este punto, basta mencionar que tres bancos centrales (el de Inglaterra, el de China y el Central Europeo) anunciaron medidas de relajamiento monetario casi simultáneamente el pasado 5 de julio.

En Estados Unidos, las manufacturas pierden impulso, así como las ventas detallistas. Mientras tanto, el índice de condiciones financieras se encuentra en la zona restrictiva. Pero el indicador en Estados Unidos más relevante para los mercados financieros globales en los últimos años seguirá siendo el reporte de empleo.

En Europa, en principio, no debería llamarnos la atención un fuerte incremento en las posiciones especulativas en contra del euro. Los mercados tomaron de forma optimista los acuerdos de la cumbre europea y, aunque el optimismo se justifica en el corto plazo, nadie debe perder de vista que la crisis bancaria y de finanzas públicas tardará años en resolverse. Mientras tanto, Europa será un lastre para la economía global.

BONOS CORPORATIVOS, DEMANDADOS POR SU SEGURIDAD

Durante junio vimos un rally de gran alcance en los mercados accionarios globales, de entre 4 y 9.4 %, y el mercado accionario mexicano alcanzó nuevos máximos, lo que en principio muestra un mayor apetito por riesgo por parte de los inversionistas. No obstante, la cautela deberá prevalecer. Bajo un clima de desaceleración económica, es muy probable que, durante el verano, muchos inversionistas prefieran la tranquilidad de los bonos corporativos de bajo riesgo crediticio a la promesa del rendimiento accionario.

Héctor O. Romero es director general de Signum Research