¿Estanflación a la vista?

2012-08-02El Economista

De abril del 2011 a julio del 2012, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado sus estimaciones de crecimiento global en 100 puntos base (a 3.5%); el de los países desarrollados, en 120 puntos base (a 1.4%), la estimación para Estados Unidos se redujo en 90 puntos base (a 2.0%) y de la zona euro en 210 puntos base (a -0.3 por ciento). Para México, la revisión desde abril ha sido de sólo 10 puntos base, a 3.9%, mientras que el agregado de las economías emergentes fue revisado en 90 puntos base (a 5.6 por ciento).

En contraste, los estimados de inflación se han incrementado para todas las regiones: en 20 puntos base para los países desarrollados, con una inflación estimada en 1.8%; en 50 puntos base para Estados Unidos, en 1.90%; en 20 puntos base para la zona euro, en 1.90%, y en 90 puntos base para las economías emergentes, donde el estimado de inflación para el 2012 ya es de 6.2 por ciento.

Las consideraciones del FMI para esta revisión son: debilidad en indicadores de alta frecuencia en países avanzados, efectos de la política monetaria restrictiva en China, India y Brasil, desplome en demanda externa europea, mientras que muchas economías emergentes han padecido el incremento en primas de riesgo por la situación en Europa. En resumen, las perspectivas económicas globales para la segunda mitad del año son considerablemente más delicadas que los resultados de la primera.

POLÍTICA MONETARIA EXPANSIVA Y RECESIÓN EN EUROPA

Como reflejo del deterioro en las perspectivas de crecimiento económico, los bancos centrales alrededor del mundo refuerzan su posición expansiva.

Mientras tanto, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) se prepara para un nuevo paquete de estímulo monetario, ya que en palabras de Bernanke, “el progreso en la reducción de la tasa de desempleo es frustrantemente lenta” y “la Fed está preparada para adoptar más acciones conducentes a promover una más vigorosa recuperación económica”.

Tal como anticipamos a principios del 2012, la eurozona vuelve a caer en recesión este año.

Mientras tanto, los mercados se han beneficiado con las declaraciones del presidente del Banco Central Europeo en el sentido de que la institución monetaria está dispuesta a hacer “lo que sea necesario” para salvar al euro.

En realidad, Mario Draghi no ofreció nada nuevo, es obvio que si la prioridad de un banco central es salvaguardar el valor de una moneda, asegurar su existencia siempre será su tarea principal. No obstante, estas declaraciones lo colocan en trayectoria de colisión con el Bundesbank.

En nuestra opinión, las declaraciones de Draghi, más que reflejar una voluntad de hacer, muestran desesperación ante el deterioro en las condiciones de España, Italia y Grecia, y la reducción en su margen de maniobra.

Por ello, el más reciente rally impulsado por estas declaraciones constituye una buena oportunidad de reducir posiciones en activos riesgosos.

RIESGOS VIGENTES PARA LA ECONOMÍA GLOBAL

El principal riesgo se concentra en Europa, específicamente en la posibilidad de un default bancario o soberano por parte de España o de Italia.

No obstante, éste no es el único riesgo para la economía global. Otro es el llamado “acantilado fiscal”, esto es la expiración automática de los beneficios fiscales pactados por el Congreso de EU, lo que se puede traducir en una contracción súbita del déficit público de 4% del PIB, lo que se traducirá en un crecimiento cero durante el 2013.

No obstante, consideramos que una vez que transcurran las elecciones presidenciales de noviembre en EU es muy probable que los legisladores alcancen un arreglo, pero no se descarta un impasse como el ocurrido el otoño pasado que propició una caída abrupta en los mercados globales, ante la incapacidad de los legisladores de lograr un acuerdo temprano.

Héctor O. Romero es director general de Signum Research