Emisoras del IPC, con el foco en la rentabilidad

2012-09-20El Economista

Todos los trimestres, Signum Research realiza un estudio agregado de los fundamentos de las empresas que integran el IPC. Este análisis muestra cifras globales interesantes que ocasionalmente representan indicadores adelantados de la actividad económica nacional.

La muestra del IPC incluye a las empresas privadas más importantes de México, cuyas ventas representan más de una quinta parte del PIB, por lo que su desempeño agregado marca tendencias en términos de ingresos, valor agregado, eficiencias, rentabilidad de proyectos e incluso en el pago de impuestos.

Por estas razones, el análisis de estas empresas es importante para todos, no sólo para quienes invertimos en Bolsa. Aunque esto es especialmente relevante para este último grupo, puesto que las tendencias agregadas de las empresas del índice nos marcarán si el mercado justifica los elevados múltiplos que hoy se pagan.

Balance General

En el Balance General agregado de las empresas del IPC, podemos apreciar que la cuenta de efectivo e inversiones temporales mantiene una tendencia a la baja. Hoy, esta cuenta muestra niveles no vistos desde la Gran Recesión del 2008.

Al principio celebrábamos que las empresas decidieran invertir en lugar de acaparar efectivo, por ser una muestra de confianza en el futuro de la economía, pero al alcanzar las razones de liquidez niveles críticos, debemos vigilar detenidamente esta tendencia.

De hecho, los indicadores de liquidez acumulan dos años en descenso. Por ejemplo, el promedio de la “prueba del ácido” de los últimos cinco años es de 1.09 por ciento. Hoy, este indicador de liquidez muestra un nivel de 1.02x, inferior al promedio, y cercano al nivel crítico: las empresas apenas cuentan con el efectivo suficiente para afrontar sus obligaciones de corto plazo sin rematar inventarios.

En congruencia con la reducción en liquidez, los días de pago se encuentran en su máximo histórico de 75.3 días: las empresas se están financiando a través de sus proveedores, ésta es una situación que no es sostenible.

En contraste con la caída en la caja, los activos de largo plazo crecieron 26.1% trimestre a trimestre (t/t). Las empresas sí están invirtiendo: desde su mínimo local hace dos años, la cuenta de propiedad, planta y equipo ha mostrado un crecimiento superior a 40 por ciento.

Las empresas que integran el IPC se apalancaron más durante el trimestre. La deuda se ha incrementado aceleradamente en los últimos cinco años.

Resultados y Rentabilidad

Las ventas trimestrales de las 33 emisoras incluidas en la muestra (no incluye grupos financieros) crecieron 12.5% año a año, mientras que las ventas 12 meses crecieron 3.0% t/t, esto explica parte del entusiasmo por el índice; no obstante, conforme bajamos por el Estado de Resultados, las cifras se deterioran: esto puede representar un exceso de confianza por parte del management.

El EBITDA 12M presenta un crecimiento de 1.9% t/t, de hecho, esta cifra muestra una tendencia creciente casi ininterrumpida desde el fin de la Gran Recesión. A pesar de esto, el margen EBITDA 12M (en 22.2%) presenta una marcada tendencia a la baja.

Las empresas del índice han preferido sacrificar márgenes con tal de mantener su participación de mercado, logrando mantener la rentabilidad. Debemos seguir con detenimiento la rentabilidad y otros indicadores fundamentales de las empresas para ver si se justifica el Índice por encima de las 40,000 unidades.

Héctor O. Romero es director general de Signum Research.