Vicepresidente EE.UU. se reúne con ejecutivos de automotrices para discutir renegociación TLCAN

martes 28 de noviembre de 2017

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y el principal funcionario comercial del Gobierno se reunieron con los presidentes ejecutivos de General Motors y Fiat Chrysler y un ejecutivo de Ford para discutir la renegociación del TLCAN.

Washington, Estados Unidos

Signum Research,Reuters.- El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y el principal funcionario comercial del Gobierno se reunieron con los presidentes ejecutivos de General Motors y Fiat Chrysler y un ejecutivo de Ford para discutir la renegociación del TLCAN.

La reunión se realizó para cubrir "industria, comercio y política de manufactura y cómo esto afecta sus negocios" y estaba previsto que incluyera al director del Consejo Económico Nacional, Gary Cohn, y al representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo la oficina de Pence.

Las automotrices están en el centro de una disputa por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Estados Unidos, Canadá y México, ya que el Gobierno del presidente Donald Trump busca unas normas adicionales a las importaciones de vehículos a las que los fabricantes de su país se oponen.

"Vemos la modernización del TLCAN como una oportunidad importante para actualizar el acuerdo de 23 años y preparar el escenario para una expansión de las exportaciones de automóviles de Estados Unidos", dijo Matt Blunt, presidente del American Automotive Policy Council, tras la reunión.

Blunt agregó que los ejecutivos de las automotrices apreciaron "la oportunidad de abordar directamente las preocupaciones de la industria sobre la propuesta de reglas de origen del Gobierno". La presidenta ejecutiva de General Motors, Mary Barra; el CEO de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne; y el presidente de Ford para las Américas, Joe Hinrichs, tenían fijado asistir al encuentro.

Lighthizer está supervisando la renegociación del TLCAN en nombre del Gobierno de Trump. La última ronda de discusiones concluyó la semana pasada con pocos avances. México y Canadá rechazaron la propuesta de Estados Unidos de aumentar el umbral mínimo del contenido regional en los vehículos a un 85 por ciento desde el 62.5 por ciento actual, así como la exigencia de que la mitad del contenido de todos los automóviles fabricados en Norteamérica provenga de ese país.