Coca Cola FEMSA seguirá en Venezuela, pese a complejidad del país

jueves 4 de abril de 2019

La compañía embotelladora Coca Cola FEMSA aseguró que mantiene su compromiso con Venezuela, por lo que no tiene intención de salir del país, pese a la complicada situación que enfrenta la nación.

Venezuela

Signum Research,Notimex.-La compañía embotelladora Coca Cola FEMSA aseguró que mantiene su compromiso con Venezuela, por lo que no tiene intención de salir del país, pese a la complicada situación que enfrenta la nación. El director de Abastecimiento Estratégico de Coca Cola FEMSA, Jorge Torres, dijo que dadas las circunstancias económicas que vive ese país, la empresa redujo su operaciones y su volumen de venta, aunque continúa con la distribución de sus productos. “La circunstancia del país es seria, es crítica, todo mundo lo conoce y no somos ajenos a lo que ocurre en el país, acompañamos la dinámica del país, ciertamente ese acompañamiento ha hecho que nuestro volumen disminuya, pero estamos muy comprometidos con Venezuela", apuntó.

En una reunión con medios de comunicación latinoamericanos, comentó que la compañía mantiene sus operaciones con muchas carencias y dificultades, pero trabajar de la misma manera que en otros países, de manera directa con las tiendas y supermercados. Es por ello que el negocio de Venezuela también está contemplado para hacer un cambio en sus sistemas como en el resto de los mercados en los que opera Coca-Cola FEMSA, indicó durante el segundo día de trabajo de SAP Ariba Live 2019.Explicó que derivado de una alianza con la empresa tecnológica SAP Ariba, hará una transformación en sus sistemas de abastecimiento que ya comenzó a aplicar en México, Colombia y Centroamérica, y está por arrancar en Brasil, Argentina y Uruguay y posteriormente Venezuela.

Por otro lado, el directivo comentó que Coca-Cola FEMSA comenzará un programa para evaluar el número de veces que las botellas de agua regresan a la fábrica, con el fin de reducir el peso de las mismas y que tengan menor tiempo de uso. Explicó que esto tiene como objeto reducir costos y usar menos resina, como parte de sus acciones de sustentabilidad. Detalló que se aplicará un código QR (Quick Response) que permita saber las veces que regresa una botella, que hoy está diseñada para dar 40 vueltas, sin embargo, se presume que este número no se cumple porque se usan para otros fines como transportar gasolina u otras sustancias.

De cumplirse ese supuesto, la compañía aligerará las botellas para que tengan un rendimiento menos, lo que hace que el costo por unidad disminuya debido al menor uso de resina; este es un proyecto que tardará algunos años, reconoció. En el mismo evento, American Express y SAP, a través de su brazo Ariba, anunciaron una alianza que permitirá a los clientes realizar transacciones comerciales transparentes, pagos seguros y una conciliación más sencilla entre empresas. De acuerdo con SAP Ariba, se trata de una alianza estratégica en múltiples fases, diseñada para ofrecer a compradores y proveedores nuevas opciones de pago y financiamiento en Ariba Network, extendiendo su valor para clientes grandes y globales.

Como socio de extensión de red, American Express aprovechará las APIs (Interfaz de Programación de Aplicaciones por sus siglas en inglés) de Ariba Network para habilitar sus capacidades de tarjeta virtual dentro de SAP Ariba, a fin de facilitar en una única plataforma transacciones comerciales transparentes, pagos seguros y una conciliación más sencilla entre empresas.El vicepresidente ejecutivo de Pagos Comerciales Globales de American Express, E-Bai Koo, dijo que “más de la mitad de los mayores clientes globales de American Express utilizan SAP Ariba para administrar sus gastos. Esta alianza es muy significativa para ellos.Comentó que lo que se busca es hacer una experiencia para el cliente tan simple como usar una aplicación móvil, pero en las operaciones comerciales. En conferencia de prensa, dijo que, con la implementación de la nueva tecnología, los compradores aumentarán las eficiencias operativas, al eliminar la necesidad de manejar los pagos como un proceso independiente por separado.